Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Software Libre’ Category

El otro día estaba charlando con un colega al cual la máquina se le había arruinado momentáneamente por un virus. Su preocupación no era disimulada. No sólo su equipo estaba comprometido, sino particularmente la información en él. Resulta que en la actividad pastoral es muy común que los virus vengan por los pendrives, cd, discos extraíbles que por internet (alguno seguirá usando los floppy disk?)

Esto me llevó a escribir esta entrada. ¿Por qué un pastor debiera usar alguna distribución de linux? Lo resumí en siete razones (gracias a Alex por dar una noción de estas razones):

  1. No más preocupaciones por virus! Aunque es posible crear un virus para atacar a los sistemas Linux, el diseño del sistema en sí mismo hace muy difícil de infectar. Para tocar el registro del sistema siempre se debe poner una contraseña. Es casi nula la posibilidad de infectar el equipo con virus!
  2. Anda en todas las máquinas (aunque sea un carro). No necesitamos comprar computadoras a cada rato; el desarrollo de los sistemas linux comprende el hecho de que no todos tienen computadoras de última generación. Se aprovechan mejor los recursos de lás máquinas no tan modernas y entonces andan bien, rápido y sean utilizables por más tiempo. Ya no más esperar 3 minutos para que arranque el procesador de textos.
  3. Es libre. Puedes mirar cómo son los programas “por dentro”. Aunque posiblemente si no sabes programar no te será muy útil, recuerda que hay más gente que usa este sistema y sí se mira cómo funcionan. Es imposible que el sistema te espíe y envíe tus datos a las empresas. Linux no exige la compra de licencias para su uso, por lo que es absolutamente libre, dado que se rige por la Licencia Pública General (GPL en inglés). Puedes estar tranquilo de conciencia de que el software utilizado es legalmente gratuito. Y no sólo linux, sino todos los programas que utilizas en él.
  4. Es compatible con otros sistemas operativos. Al instalar linux te permite conservar intacto tu sistema operativo anterior (¿windows?) y al iniciar tu máquina te permite elegir a qué sistema operativo entrar. Interesante el hecho de que mientras le das una miradita al flamante linux, puedes seguir usando tus programas de siempre.
  5. Existe ayuda disponible. Tener linux en tu máquina significa que eres parte de una comunidad, no de clientes. Tienes un problema en tu máquina? Existe un número incontable (en realidad sí se pueden contar) de personas que como vos empezaron un día con linux y están dispuestas a ayudar para que lo relacionado con linux sea más ameno. Yo soy una de ellas.
  6. Muchas aplicaciones disponibles. Ya no tendrás que usar lo que todos usan sin resultarles práctico en sí. No debemos ser esclavos del software, sino aprovecharnos de él. El otro día alguien me mandó un archivo en un formato que nadie de nuestra comunidad lo podía usar (al menos muy pocos). ¿Que? ¿Tengo que cambiar mi programa favorito – o aún peor mi máquina – porque los “otros” usan programas poderosos hechos para máquinas de última generación?
  7. Es un sistema operativo estable. ¿Te pasó que en el mejor momento de tu trabajo se tildó la máquina? Solución: resetear y volver a hacer todo. En linux eso ya no pasa. Linux ha demostrado ser tan confiable y seguro que es común encontrarlo en sistemas dedicados de cortafuego y de router usados por compañías de alto nivel para asegurar sus redes. En más de diez años, es frecuente encontrar sistemas Linux que han funcionado por meses o años sin necesitar un solo reinicio. Además, la misma NASA ha utilizado Linux en misiones críticas como el explorador enviado al planeta Marte.

Bueno, escribí bastante. Tan sólo es un resumen de lo mucho que puede ser en beneficio. ¿Quieres linux? Lo bajas de internet, lo pides para que te lo manden gratis o me lo pides por correo electrónico a feryx.ar@gmail.com y nos ponemos de acuerdo en cómo te lo acerco, instalo y ayudo a empezar a utilizar.

Read Full Post »

(tiempo estimado de lectura: 2 minutos)

Dicen que la escritura es la manifestación motriz de una idea, de un sentimiento, de un plan. Imagino ver a Dios escribiendo las tablas de la ley, o a Pablo escribiendo sus cartas a las amadas iglesias que fundó. Todo gratis y en abundancia para el crecimiento y salvación de la humanidad.

Aunque, no de relevancia eterna, el uso de la palabra escrita está también en lo cotidiano del trabajo pastoral. Cartas, memos, boletines de información, proyectos solidarios, presentaciones, capacitación para la iglesia, y la lista se extiende con un largo “etc, etc.”.

Ahora la pregunta que hago es: “¿qué medio utilizás para realizar todas tus tareas?” Por la generalidad, la herramientas impuestas son las de la empresa Microsoft (particularmente el paquete “Microsoft Office”). Los valores de este software que incluye Microsoft Word, Microsoft Excel, Microsoft Power Point entre otros, van de los 220 a los 400 dólares.

¿Qué, no lo compró? Ah! se lo prestaron, lo consiguió por ahi, estaba ya en su computadora cuando la compró… En cualquiera de los casos si no pagó la licencia de uso de ese software, estás en infracción. Cuando uno compra (ni hablar si lo copió sin autorización del fabricante) un paquete de software restringido -como los de la empresa Microsoft entre tantas otras- lo que paga es la licencia de uso o permiso de uso; es el acuerdo al que se compromete legalmente el usuario final de este software. Entre otras cosas uno autoriza a Microsoft a:

  • que le obligue a usar esa copia de software en una sola máquina. Si quieres instalarlo en otra, deberás pagar otra licencia.

  • Que lo obligue a uno a darle conocimiento de que usa su producto. Uno puede usar por 30 días el software, pero luego tendrá que registrarse para poder seguir usándolo…

  • Que use la información y datos de su ordenador. Uno permite que tanto Microsoft como sus afiliados puedan reunir información sobre el sistema y su uso. Microsoft tiene el derecho de suministrar esta información a otras organizaciones. El problema está en que usted ni yo sabemos cuáles son esas organizaciones…

¿No me cree? Estas son sólo algunas de las limitaciones de uso (para ver más puede ver este artículo en ingles) o detenerse a leer la licencia de uso cuando instala su software propiedad de Microsoft.

“Está bien” – usted dirá, “pero Microsoft no me va encontrar a mí, un pobre miserable que usa el programa en un país del tercer mundo donde nadie controla nada…”.  Existen muchas cuestiones legales que nos hablan del correcto uso de estos productos, pero la más importante tiene que ver con los valores, con los principios de vida. Como pastores ministros debemos ser ejemplo, también en el uso de software.

Entonces hay dos soluciones: una, pagar por el licenciamiento del uso; la otra es usar software que no sea privativo, de distribución gratuita, de alta calidad y de libre uso.

Las alternativas existen.

Entre otros paquetes ofimáticos, vamos a mencionar el OpenOffice.Org (Oficina abierta.org). Sí así se llama; un paquete con todo lo necesario para realizar las tareas comunes de oficina ¡y actividades pastorales también! Lee los formatos de “Microsoft Office”, incluso los puedes guardar también en ese formato para compartir tus trabajos con quienes no tengan este software. Se lo puede bajar de internet y usarlo completamente sin cargo y para cualquier propósito (legalmente también!) Lo instalas en cuantas computadoras quieras, lo copias cuantas veces quieras, y siempre legalmente y sin cargo de conciencia. Así de facil. ¿Quieres bajarlo de internet? Pulsa aquí. ¿No tienes internet? Escribes a feryx.ar@gmail.com y nos ponemos de acuerdo en cómo te lo mando, gratis también!

Los pastores son invitados a usar software libre.

Si aún estás leyendo esta entrada, imagino que tienes varias excusas para continuar con el uso de software pirateado. Te diré que el cambio no es tan difícil, y respecto de que todos usan la suite de Microsoft, no es tan así. YO NO LO USO y coexisto perfectamente con los que lo usan (pero sin quebrar ninguna ley).

¿Las tareas denominacionales están exentas de esta situación? Se me ocurre que no. Por eso, como un aporte a toda esta filosofía de libre uso de software, este blog contribuirá con material exclusivamente realizado en programas que estén incluídos en este concepto. Te animo a que empieces a probar, estoy seguro que te gustará.

Read Full Post »

Que los pastores usan la computadora es todo un hecho. Algunos con gusto, otros no tanto; algunos parecería que con dedicación exclusiva, otros con una renuencia asombrosa hacia ellas. ¿Quién dudaría del hecho que tienen que leer su correo electrónico, editar un boletín de actividades eclesiásticas o escribir una carta de cualquier tipo donde deba colocar el nombre y dirección de su iglesia?

Con el paso del tiempo, el uso informático también invadió la oficina pastoral. Así este blog tendrá por finalidad brindar un panorama acerca de alternativas a los programas usados comunmente para hacer la tarea pastoral.

Ventajas, desventajas, conveniencias, inconveniencias. Dios quiera que este espacio pueda ser de ayuda para quienes han sido llamados a salvar y servir.

Read Full Post »

Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.

Y le dijo al hombre: “fructificaos y multiplicad”. La orden de compartir la tarea creadora con el hombre estaba en sus planes más antigüos y en sus sueños más perdurables.

Y continuó Dios, y le dijo a Adán: “Todo lo puse delante de ti. Mi conocimiento está disponible para que aprendas a hacer un mundo cada día mejor. Nunca dejes de compartir todo lo que te enseñé; esto es una herencia para toda la humanidad”.

Así Adán tomó el conocimiento de Dios para analizarlo, compartirlo y utilizarlo. La tarea solidaria de compartir la sabiduría, hacía de la humanidad una familia capaz de trascender y superarse. Así cada día se acercaría a la sabiduría infinita de su creador.

Pero el hombre quiso ser igual a Dios. No por alcanzar una relación a él que lo llevara al supremo conocimiento, sino por su deseo ambicioso de tener cada día más… El egoísmo propio de retener cuanto se pueda y de no compartirlo fue una desastrosa consecuencia que dejaba los planes del creador por un lado.

Conclusiones

Nada como una parábola para que nos lleve de lo conocido a lo desconocido. El ideal divino es que el conocimiento se comparta. De la misma forma, la tarea pastoral tiene que ver con esto: con enseñar, con compartir, con orientar. No hay un arancel por el conocimiento de la verdad que “os hará libres”. En el gran conflicto hay dos intenciones, la solidaridad y el egoísmo.

¿Y que tiene que ver esto con el software que utilizamos? ¿No deberían también los pastores utilizar aquel tipo de software que sea impulsado por el espíritu de cooperación y trabajo en equipo? Antes bien, estarán obligados por la costumbre o por el conocimiento de la masa a utilizar software que es privativo, producto de un monopolio informático estandarizado en el mundo?

En el blog de Sergio Hernando encontré una frase que bien puede sintetizar este pensamiento:

Nuestro éxito no radica en lo que pensamos, sino en quien pensamos

Y continúa diciendo:

Issac Newton dijo, “Si he logrado ver más lejos, ha sido porque me he subido a hombros de gigantes.”
Eso era correcto en un mundo donde el conocimiento se duplicaba cada 50 años, no simplemente meses. Progresar hoy en día, es más del tipo “Si he logrado ver más lejos, es porque he sido arrojado hacia arriba por mis compañeros.”

Cada vez que consultes un mail, escribas una carta, realices un boletín de actividades o copies un cd con alabanzas te preguntarás: ¿el programa que utilizo para realizar esta actividad, es libre o restringido?

Este espacio es un esfuerzo de llevar tu actividad al uso del software libre; que los pastores también podamos ser un ejemplo del pensamiento y la actividad cooperativa. Si te interesa saber más del tema, puedes visitar a menudo este blog o suscribirte a nuestro Feed o si lo prefieres puedes contactarme aquí: feryx.ar@gmail.com.

Read Full Post »